viernes, 5 de julio de 2013

“SILBA Y VENDRÁ”


Ese animal peludo, ha aparecido ante mí y ha absorbido una lágrima, antes de que me mojase la mejilla, sin habérselo yo pedido. Lo ha intuido. Ha consolado mi tristeza con un lametón, a modo de beso, haciéndome saber que no estoy sola.
Ese chucho  de cuatro patas, ha agitado su menuda cola frenéticamente al verme sonreír, se ha sentado a mi lado y me ha ofrecido su lomo para que lo acaricie, en un homenaje imborrable de lealtad.
Ese mismo canino de colmillos afilados, ha ladrado a los intrusos, advirtiéndome del posible peligro inminente, actuando al igual que la emoción del miedo: disponiéndome para la acción de defensa, protegiéndome.
Ese perro, ese bicho inquieto que corretea los rincones, no es sino el fiel compañero que siempre está  para recibirme con festivas cabriolas cuando a casa regreso. Y no se aleja. Se pega a mis pasos formando parte de mi sombra; sin importarle si grito, si enfermo o si pierdo la cabeza. No halaga mis virtudes pero jamás juzgó mis defectos...
Y me pregunto… ¿No es así como actúan los amigos?
No, querido camarada, no te fíes de los hombres y de su enorgullecida amistad; vive para ti mismo, que la dura calle te espera si caes en manos no adecuadas…

4 comentarios:

  1. Cora tiene 4 años. Es un Yorkshire hembra de tamaño mediano, de pelo largo y negro.
    Desde que llegó a casa, el uso del despertador se hizo innecesario. Es muy cariñosa con la familia; con los extraños sale su vena canina y defiende su territorio con continuos ladridos, aunque como bien es dicho, “perro ladrador, poco mordedor”; y así es, basta una mirada desafiante para que esconda el rabo entre las patas traseras y busque refugio en el sótano. Le encantan los peluches, pasear por el campo y que le rasquen la barriga…
    Sí, ya lo sé, lo escuché hasta la saciedad, es un perro, no es una persona. Sí, quizás estoy loca por tenerle tanto cariño, por escribirle, por sonreír cada vez que viene a mí… ¿pero y qué? ¿A caso no es lícito tener afecto a un animal? bueno, como en tantas otras cosas, las opiniones varían y discrepan, pero todas son válidas siempre y cuando no sean ofensivas…
    Os animo a que dediquéis públicamente unas líneas a vuestra mascota o expreséis vuestra valoración sobre el tema.

    ResponderEliminar
  2. Realmente solo quien ha tenido un perro en casa como fiel compañero sabe el cariño que se le puede tener a estos animales . Yo particularmente tengo predilección por los perros, y tuve en casa más de 15 años un pastor Aleman hembra a la que tu misma conociste y era todo bondad , lástima que la edad hizo estragos en su salud y finalmete la pobre tuvo que ser sacrificada, pero aun hoy en dia su recuerdo sigue candente en la familia y muchas veces miramos hacia las escaleras que era donde a ella le gustaba ponerse para que la sacasemos de paseo, le pusieramos de comer o simplemente esperaba compartir un rato de juegos y diversión con su fiel compañero. SAMY NUNCA TE OLVIDAREMOS !!

    ResponderEliminar
  3. Suscribo totalmente lo que dice Manuel, solo las personas que hemos llegado a convivir con una mascota sabemos el cariño y el aprecio que se les llega a coger. Un día llegan a tu vida casi sin darte cuenta y al momento sabes que tienen algo especial, algo que al principio no llegas a saber interpretar pero basta una mirada para entenderlo todo. Siempre están a tu lado con la intención de hacerte feliz en el día a día, ofreciéndote un cariño incondicional sin pedir nada a cambio y con esa ilusión de recibirte siempre que regresas a casa. Y cuando se van una parte de ti se va con ellos, quedando el recuerdo de ese amigo que te enseño una amistad verdadera y sin fisuras, que ni el tiempo ni el lugar harán olvidar los buenos momentos vividos junto a el. Un amigo en mayúsculas.

    ResponderEliminar
  4. Todos los que conocemos a cora sabemos como es de cariñosa y juguetona con todos los que conoce.Me ha emocionado mucho tus palabras ani.Cora es unica.

    ResponderEliminar