jueves, 8 de agosto de 2013

DE LA ADICCIÓN Y OTROS EFECTOS SECUNDARIOS…

Unas cuantas palabras, unas frases, no más de un párrafo y ya soy adicta. Me pongo en la piel del fumador compulsivo que se disipa tras el humo de un cigarrillo, disfrutando con cada calada de la nicotina que invade su garganta, impregnando la respiración del veneno que carboniza sus pulmones. Pienso en el toxicómano desesperado por una nueva dosis, en el ludópata con los bolsillos vacíos entregando su alma al diablo por una moneda para apostar, en la mosca que queda trabada en la tela que una araña fabricó con ese mismo propósito, para atrapar a los curiosos…y continuo, como lo hacen las hormiguitas obreras, una tras otra sin salirse de la línea que conduce a su hormiguero.
Me maravillo ante la magistral obra, imaginando todo cuanto quiere mostrarme cada descripción, sintiendo en mi piel la experiencia de esa primera persona que no soy yo, sino el autor, ni tan siquiera eso, es el figurante que se coló en la mente del prosista para ser inmortalizado en el papel, para ser presentado a los ojos del mundo.
No me detengo, el desenlace está cerca, en mi campo visual se aprecia el punto y final. Una contradicción irrumpe en mi consciencia: contener el ritmo de la lectura o satisfacer cuanto antes mi inquietud…ni lo uno ni lo otro, un ritmo intermedio, lo justo para entonar cada acento correctamente…
Y sin más, sin darme cuenta concluye…no puede ser…quedan tantas incógnitas sin desvelar…indago por los márgenes, de arriba abajo, de izquierda a derecha…nada.
Me queda una sensación de insatisfacción, el amante que pierde la cordura embriagado por las cabriolas del amor, que siente aproximarse la explosión del hedonismo y justo entonces el orgasmo es interrumpido, el bolígrafo traidor que agotó su tinta antes de concluir el examen, la desilusión del deseo formulado a una estrella fugaz y que no se cumple, la calle sin salida que te impide proseguir el trayecto sin más opción que dar marcha atrás y retroceder…
Esto no puede quedar así, suficientes veces me quedé con las ganas de más, ante un plato de comida apurado o una botella acabada de ron…
Al escritor le reclamo y si él no compone un capítulo conclusivo, yo misma lo haré, pues mal está vender una mentira, aunque sea “la mentira mejor contada”…

7 comentarios:

  1. Os dejo el enlace a un cuento magistral, seguro que como a mí, os hace sentir adictos y con ganas de una segunda parte...esperemos Carlos se anime...
    http://desapolillandorelatos.blogspot.com.es/2013/08/la-mentira-mejor-contada.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ana... una verdadera emoción ver esta recomendación tuya.
      saludos
      carlos

      Eliminar
  2. jajajajaja primero comenté tu comentario sin leer el escrito y ahora que termino de leerlo me siento mas emocionado... me has hecho reir, me has hecho pensar y me pones un reto excesivamente comprometedor... TE IMAGINAS QUE PASARÍA SI MI SEGUNDO ESCRITO NO LLENA LAS ESPECTATIVAS Y EL LECTOR NO SIENTE ESE ORGASMO EMOCIONAL... es como estar pensando en escribir las crónicas de un fracaso anunciado... PERO BUENO, ANTE TAN TAMAÑO DE RETO, SACO MI ESPADA (BUENO MI PLUMA) Y EMPIEZO A PENSAR...

    MUCHAS GRACIAS ANA...
    CARLOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te hizo reir ya con eso me basta, pero creo que podrías sacarle muchas cosas a ese relato, me encantó porque te hace imaginar y pensar, le di vueltas a la cabeza y se me antojaron tantas ideas y variables que de todas me gustaría conocer la verdadera historia de Baltasar :) La idea de un fracaso me parece remota, hay mucho más que ganar que perder. Piénsatelo, tómate el reto como una motivación y no sueltes nunca la espada (la pluma). Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. El misterio de la lectura no debe ser nunca revelado del todo... cada lector lo completa con su imaginación. Los buenos lectores son tan necesarios como los buenos escritores. Me gustó mucho el texto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un escritor no es nadie sin un lector, es como una mutua entrega...Uno invierte su tiempo en plasmar ese mundo que fluye de su imaginación y se ve recompensado con la dedicación del que se adentra en su trabajo, el cual, gustoso da vida y sentido a las palabras, disfrutando a la vez del viaje de la lectura...es una reprocidad mágica...Así que, gracias doblemente, por leerme y por permitirme (a mi y a tantos otros) gozar con tus escritos :) Un fuerte abrazo Carlos

      Eliminar
  4. Os dejo el enlace donde se desvela "la mentira mejor contada".
    http://desapolillandorelatos.blogspot.com.es/2013/08/la-mentira-mejor-contada-final.html

    ResponderEliminar