miércoles, 22 de enero de 2014

EVOLUCIÓN



Somos cambio.
          Nacemos de una historia para formar un cuento dentro de otro, una trama compleja en la que se aglutinan emociones, vivencias, aprendizaje.
Somos la vuelta de tuerca de otra vuelta de tuerca, el pez que se muerde la cola, la ilusión óptica de una rueda giratoria, estática y en movimiento simultáneamente.
          Pasamos por un estado de crecimiento interior que nos hace desarrollarnos, mas decrecemos físicamente conforme la edad nos va pareciendo una numerología sin sentido, algo así como una antítesis macabra del destino, una paradoja de la vida, un antagonismo injusto de la madre naturaleza, llamémoslo “costo de transacciones”.
          Somos nosotros con otros, otros con nosotros, normas, roles y relaciones; persuasión, estereotipos y prejuicios. Pero sobre todo somos nosotros con nosotros mismos, el ello, el yo y el superyó; lo sensible y lo inteligible; el autoconcepto, la autoestima, el autoesquema y la identidad.
          Somos una caja de sorpresas, de momentos malos y momentos buenos, de problemas, desdichas y obstáculos; de recompensas, amor y felicidad.
          Somos renacer de un mañana, en cada hijo, en cada nieto, en cada tallo de nuestro extraordinario árbol genealógico, de hojas caducas y quebradizas ramas.
          Somos lo que queremos ser, y me pregunto: ¿no es más bello ser bondad y pasión que frialdad y rencor? ¿No es más hermoso el porvenir y el recuerdo de una franca sonrisa que la dificultad y desconsuelo de una mueca afligida? Si a final de todo somos y dejamos  de ser…

2 comentarios:

  1. Me gusta, tienes toda la razón. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste Jose Maria, gracias por comentar, un abrazo

      Eliminar