miércoles, 28 de agosto de 2013

LA TRAICIÓN DEL ESPEJO

No me reconozco. Me miro al espejo y no soy mi yo, como cuando en una grabación no identificas la voz que oyes en el aparato con la que canta en la ducha…
Me miro al espejo y no está la imagen que veo cuando me imagino de tu mano, no está la sombra cuando pienso en mi cuerpo caminando junto al tuyo frente al sol y no está la sonrisa que se reflejaba en tu mirada, cuando me mirabas y me decías te amo como recitando un poema…  
No, ya no aparece esa niña que maquillaba de rosa sus mejillas y de rojo sus labios, fingiendo ser otra que no era; ahora la ficción me supera en una viñeta de un cómic ilustrado en blanco y negro…
Se marchó la adolescente que rebuscaba impaciente la prominencia en sus pechos, las curvas en sus caderas y la delgadez en su cintura persiguiendo unas medidas perfectas, para más tarde, decir adiós a la que lucía abultado el vientre y lo acariciaba entonando una nana de felicidad para su bebé, su linda morenita…
¡Ah! ¡Maldito tu cristal es! ¡Ya no me dice que soy la más bella del reino! ¡Desfiguró el destello y me devuelve hoy a una desconocida! ¡Una anciana presa en el cuerpo de una aprendiz del ciclo vital, surcado el rostro de arrugas, encorvada la espalda, doloridas las piernas y vacío el corazón!
Y por no estar no están ni las ganas de vivir, pues ¿qué me queda si también él se fue dejándome enlutada e indefensa frente a la traición del espejo? …

jueves, 22 de agosto de 2013

ALGUNOS FUNDAMENTOS



Miras al horizonte y divisas la línea que separa el mar del cielo en una recta paralela e infinita a la tierra. Te contemplas a ti mismo y a los rostros de la muchedumbre, y  ves las perfectas formas de todo cuanto nos rodea…si amas la naturaleza, a la esencia propia de la sabia madre, amas las matemáticas, pues de eso está compuesta. Allá donde mires hay dígitos, signos, figuras geométricas, leyes físicas, químicas, fórmulas, teoremas y teorías científicas… basta con que quites tus gafas opacas y mires a través del prisma de la verdad fehaciente…
Yo creo, no creer es una contradicción pues al creer que no crees, mismamente estás creyendo. Creo en el Hombre de Vitruvio, en las descripciones del Canon de las proporciones humanas de Leonardo Da Vinci, creo en las ideologías que yo misma ideé para aceptarme y creo de manera excéntrica en el trébol de cuatro hojas.
Hay quien habla del trifolio como un amuleto de la suerte, pero es mucho más que eso; es la representación misma de todo en uno, del círculo, del cuadrado, del triángulo, de la simetría, es sencillamente la casualidad perfecta. Es el símbolo originario del amor, cuatro corazones que se enlazan en el tallo como una cometa; es el verde esperanza y la evidencia de la teoría evolutiva de las especies…
Fíjense, en él se reúnen cuatro grandes entresijos: existencia, omnisciencia, ciencia y creencia…como una poesía de rima consonante, como una estrella que converge en un mismo punto, tal como el misterio del por qué, del quién, del cuando y el cómo, así como los cuatro elementos, tierra, agua, fuego y aire…
Al trébol de cuatro hojas, el de la vida, pocos lo localizan y menos aún llegan a conocer la fastuosidad de sus entramadas raíces y su complejo organismo, aunque a simple vista sea una menuda entidad…el truco no está en buscarlo, sino dejar que él nos encuentre…

lunes, 19 de agosto de 2013

COMEDIANTES POR NATURALEZA

La habilidad teatral, está presente desde el jardín de infancia,  por aquellos tiempos en los que,  movidos por el afán de entrar dentro de lo calificable como “normal”, se recurren a las más diversas pericias… Desde entonces, no dejamos de ejercer dicha vocación de manera totalmente altruista, pues directa o indirectamente, de nuestra capacidad en el campo de la interpretación depende nuestro sustento y para eso, nuestra mejor aliada es la apariencia.
La vida es al fin y al cabo un escenario en el que se representan infinitas secuencias dignas de admirar; en algunas, los guiones están previstos, en otras, la improvisación es la clave del éxito…

 Toma número 1 (acción)

Empieza el colegio. El primer año desconoces a lo que te enfrentas, lo tomas con ilusión, estrenando ropa nueva e impecable, con materiales en apariencia divertidos y juegos en el recreo con nuevos amigos. Luego descubres el lado oscuro: los madrugones, la plastilina que se cuela entre las uñas, las horas interminables de colorear cuando el lápiz se marca en las yemas de los dedos, la señorita que te amenaza con enviarte al rincón si hablas, el niño que te tira de las trenzas…Pero parece ser nadie se percata de esa porción insufrible, cuando terminan las vacaciones y te dicen: ¡que bien! ¡La vuelta al cole! (anuncios variados donde salen niños tremendamente encantados porque ya por fin se terminaron las tardes de piscina y podrán portar sus pesadas mochilas) y te preguntan: “Tendrás ganas de entrar y ver de nuevo a tus amiguitos ¿no?" Y jubilosa (llorando por dentro) exclamas “¡Sí!” (por suerte quedan 16 días para el primer puente). Claro que también puedes escaquearte algún que otro día, levantándote realmente mal, con fiebre, dolor de barriga, de cabeza y de todo aquello donde el dolor sea creíble (genial, me pasaré toda la mañana en casa jugando)…

Toma número 2 (acción)

Vas creciendo y la práctica se hace patente. Sales con tus amigas, ese grupo unido al que se venera y donde unas se critican a las otras  (de manera constructiva obviamente): “me encanta tu vestido, ¿de donde lo compraste?” (Realmente me interesa saberlo para no pisar jamás esa tienda). Por esa época descubres las cosquillas del amor cuando ves pasar al príncipe azul y sueñas que te pone el zapatito de cristal, te introduces en ese papel de cenicienta y ves una carroza en lugar de una calabaza. Coqueteas discretamente, muestras tu lado interesante, hasta que él se acerca un día y amablemente te invita a salir (me muero de ganas por tocarte una teta). Como en el primer año de cole, es todo ilusión, hasta que (si dura que ya es raro), después de haberos magreado lo suficiente, llegan las 12 en el cuento y el príncipe azul es un tío que te pincha con las barbas.

Toma número 3 (acción)

CENSURADA (se omite porque podría contener escenas que dañasen la sensibilidad y/u orgullo de los hombres)

Toma número 4 (acción)
“¡Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz, te deseamos todos, cumpleaños feliz! ¡Bien!” (aplausos descoordinados). Embargada por la emoción y tras años de experiencia, se abren frente a ti tres opciones: cantar con ellos, aplaudirte a ti misma o sonreír exageradamente. Una vez concluido el inquietante momento, la cuñada (bien podría tratarse en su caso de tía, suegra o cualquier otro ejemplo similar) movida por el apetito insaciable de la tarta se acerca para poner fin al momento, actuando la una contra la otra en un duelo por hacerse con el Oscar a la mejor interpretación. Entonces ella te brinda el regalo como si de una ofrenda se tratase, envuelto con el esmero con que se envuelve un bocadillo en papel de platina… ¡sorpresa! (en verdad te sorprendes, no es para menos) Unos calcetines y un…no sabría ponerle nombre al susodicho objeto…no puedes rendirte, no puedes salirte del papel y para eso recurres a tu frase infalible de Reyes Magos, San Valentín y aniversario: “¡Toma! ¡Lo que yo quería! ¡Muchas gracias!” (educación ante todo) “¡Qué bien sabes lo que me gusta!” (nuevos ejemplares para la colección de regalos inútiles que se pudren en un cajón fuera del alcance de las personas sensibles, niños, ancianos y videntes).

Y así, van sucediéndose una tras otra las puestas en escena: cuando eres tú la que mientes a tus hijos y les haces creer lo divertido que es el cole, cuando ya te quedan estrechos los vestidos después del parto, cuando eres tú la cuñada, suegra o tía...y al final de la función, cansada ya de actuar, decides quitarte el disfraz y ser tu misma pero te das cuenta de que si lo haces, quedarás desnuda…
Después del arduo esfuerzo (aunque a veces perdiste los papeles), no te nombraron actriz revelación…

FIN

Y ahora, si has llegado hasta aquí mi muy querido lector/a, muestra tus increíbles dotes en el mundo del cine y hazme partícipe de tu película… “¡me encantó el texto, es genial!” (Dedícate a cantar, seguro se te da mejor)…

 -CUALQUIER PARECIDO CON LA REALIDAD ES MERA COINCIDENCIA-


miércoles, 14 de agosto de 2013

GANADORES DEL PRIMER CONCURSO INTERNACIONAL DE RELATOS PECAMINOSOS CONTACTO LATINO 2013

Me complace comunicaros que mi relato "la noche impía", es uno de los 25 ganadores del PRIMER CONCURSO DE RELATOS PECAMINOSOS CONTACTO LATINO 2013. De entre los cerca de 500 presentados, se realizó una pre-selección donde pasaron 60, para finalmente elegir los 25 trabajos que formarán parte de la antología “El cielo es un orgasmo y otros relatos pecaminosos”© que será publicado por Pukiyari Editores bajo su sello Kulei, en papel y digital.

“Debo decir que los jurados hemos tenido grandes dificultades para realizar la selección. Recibimos relatos de muy buena calidad y nos encantaría publicarlos a todos. Sin embargo, estamos muy satisfechos con la selección de 25. Esperamos que los autores se sientan en excelente compañía una vez que el libro sea publicado y que los lectores disfruten de este nuevo compendio que los llevará a un mundo orgásmico y pecaminoso trabajado con impecable estilo y mente traviesa”, dijo Ani Palacios Mc Bride, editora mundial de Contacto Latino y Pukiyari Editores.

 “El cielo es un orgasmo y otros relatos pecaminosos”, la antología más picante y sabrosa del 2013 estará disponible en octubre, en papel y digital, a través de las plataformas mundiales de Amazon y otros distribuidores en Internet.

lunes, 12 de agosto de 2013

RELATO PUBLICADO EN LA REVISTA CON MOTIVO DE LA “III GRAN VERBENA DEL HIGUERAL” : LA HISTORIA DEL TÍO JUAN



LA HISTORIA DEL TÍO JUAN


En el patio de la abuela, el pequeño Efrén juega a sonsacarle un relato legendario al tío Juan; ni la limonada consigue mitigar el asfixiante calor de la tarde veraniega, esperan ávidos la puesta de sol bajo la sombra del limonar.
El tío Juan, está sentado en la silla de aneas; de hecho, no ha pasado un día en que no se haya apoltronado en esa vieja banqueta deteriorada a esperar los primeros luceros del firmamento. 
Sin preguntar, el chiquillo trepa hasta sus rodillas y se acomoda, muestra su más brillante sonrisa y le profiere un delicado abrazo; está dispuesto a utilizar todas las artimañas de las que dispone en caso de obtener una rotunda negativa. Por su propia experiencia, sabe que el tío Juan se hará de rogar, pero llegado el momento, su mueca afligida será el aliciente necesario para persuadirle.
La comunicación se establece al instante, no hacen falta las palabras. El tío Juan ve en los grandes ojos infantiles el deseo de una historia y Efrén percibe una bondadosa mirada en el cansado rostro del anciano.
El tío Juan carraspea, su aliento huele a caramelo de menta. A cámara lenta, mira el reloj de cuerda y calmadamente empieza a relatar la historia, de tiempos remotos y añorados:

-        Hace años que las cosas empezaron a cambiar a una velocidad frenética. Desde que desaparecieron los patios, las palanganas y los pozos, y se fortificaron los portales con puertas y cancelas, el tiempo empezó a correr en nuestra contra. Si mamá Teresa levantase la cabeza…Seguramente esta casa sea la única sin remodelar, por eso conserva la claridad de antaño; y así permanecerá, hasta que las paredes se derrumben por si solas y caigan por su propio peso, porque lo harán, son muchas las batallas que ocultan sus muros Eladio…
-         Efrén…
-         Edén, Estén, o como quiera que sea. Los niños antes se llamaban Antonio, Alfonso, José, Francisco, Rafael…y estaban todo el día en la calle, antes de arena, ahora asfaltadas mira tú; jugando a cosas de verdad, corriendo al aire libre, no enganchados a esos cachivaches con cables… Y por las noches, ¡ay Dios mío que noches! en las puertas todos, hablando con los vecinos…Con ayuda del vecino, mató mi padre un cochino… ¿en qué mundo vivimos si ni siquiera queda un porrón que mantenga el agua fresca? No, ya no se disfruta de lo auténtico; de los tomates del huerto, naturales, sin química ni pesticidas; de la tajá’ de melón con la que te empapabas del dulce líquido...Por Santiago pinta la uva, pinta el melón y el melocotón… Fíjate por donde, ahora volvemos a la crisis, y digo volvemos porque ya pasamos por esto antes, claro que no había tanto que perder porque menos teníamos…Llover sobre mojado mil veces ha pasado… es una lástima, ¡una auténtica pena! hemos dejado escapar lo tradicional pensando en algo mejor y regresamos a la desesperación por un jornal… Lo bueno se destruyó, y tanto que se destruyó…
-         Entonces tío, ¿ya se perdió lo bueno para siempre?
-         No todo hijo, no todo. Por suerte aún nos quedan los recuerdos y la buena gente, porque nuestro pueblo sigue siendo el mismo aunque en apariencia cambie. Nuestras usanzas han ido de boca en boca, como los refranes: de padre a hijo, de abuelo a nieto, de tío a sobrino… hasta que se han grabado a fuego en nuestros corazones. Por eso, la esencia perdura y el barrio sigue unido, por eso, aún tengo esperanza…



ANA CRISTINA SALAZAR YUSTE

sábado, 10 de agosto de 2013

FASTIDIOSO MOSQUITO…

Me ha picado un mosquito y he sido yo la que le ha envenado a él. Ahora somos consanguíneos, quien me lo iba a decir…un mosquito…
Mientras yo rasco gustosamente la roncha que ha estampado en mi piel, el insecto se sacude queriendo librarse de los males que invaden sus diminutas alas y su menudo organismo, pero ya es demasiado tarde. En su mente, tal vez del tamaño de la cabeza de un alfiler, desfilan todas mis emociones, pues precisamente, fue a ingerir la sangre de mi pecho, tras donde bombea el corazón…pobre diablo.
Me mira y sonríe, es preso de mi locura y al igual que yo, él pensará, mira un humano chiflado…que dichoso el destino, viniste para alimentarte y fui yo la que se alimentó de tu espíritu ingenuo. Ya están en ti todos mis pecados y sentimientos: la lujuria, la ira, el odio, el miedo, la tristeza, la venganza, la valentía…no, un momento, la valentía no es mía, eso me lo transmitiste tú a mí…pero lo más poderoso, el peligro más inminente no es otro que la inteligencia que tú, con tu “cerebro de mosquito”, jamás poseíste, y hoy te regodeas en ella, creyéndote superior…
Como portas mi plasma, sabes lo que vendrá, estamos conectados telepáticamente, ves como agarro la zapatilla, sientes el peso del calzado, me acerco y sincrónicamente te aproximas con aires de prepotencia, es un duelo a muerte que ya está dictaminado, pero eres preso de esa confianza, de mi seguridad frente a un insignificante parásito.
Te acorralo y vuelves a ser tú sin mí, estampado en la pared sanguinolenta que no limpiaré, pues es mi propia sangre la que fluye; quedará la mancha enmarcada como el recuerdo al valiente mosquito que se enfrentó a la muerte pensándose superior, con una mueca maliciosa en los labios y la demencia en los ojos; creyendo ser yo…

miércoles, 7 de agosto de 2013

ABSURDA VALENTÍA ANTE HADES

Que no temes a la muerte dices y no te creo, pienso que algo habrá dentro de ti que te ate a la vida, que te muestre la belleza del paraíso terrenal frente a lo desconocido, pues así es, no puedes refutarlo tal como yo me niego a entenderte: no conoces que habrá después de tus palabras, tras soltar la pluma en el tintero y relegar el pasado al olvido, a la bella soledad que tanto aprecias y a la cual te entregas, al desamor que te desalienta y a la vez te fortalece, a las noches de miradas hacia un futuro en el que renaces glorioso, a la búsqueda de ti mismo…Lo piensas malo y no es así, es un camino salvaje sí, pero es tu camino, de ti depende, siembra flores en los baches que te hacen tropezar y crearás un parche en tu corazón perforado…
Mencionas que es el suicidio una idea que te tortura y te ciega, impidiéndote ver otra salida; no duermes pues te inquieta esa oscuridad y buscas la luz al final del túnel… ¡valiente cobarde! ¿a caso no es suficiente para ti el reflejo de la luna?
Que te volarás la cabeza me revelas, y mi cuerpo se estremece, como si fuese yo quien sostuviese la pistola que marcaría tu final con un necio disparo, sin más dilatación, un tiro en la sien que atraviese la materia cinética…
Egoísta y necio eres si esperas mi aprobación…maldita sea tu locura si en un zombi te convierte, vivo y muerto al mismo tiempo…

lunes, 5 de agosto de 2013

Y HABLANDO DE TI…

De entre todas las cosas que anhelo estás tú, incorpóreo pensamiento que duele, que resbala hasta el filo último de la cuchilla, queriendo dividir mi alma en residuos microscópicos, para así dañarme más veces. Te concibes en mí, lo mismo que aquel fuego que enardece deliciosamente las venas y derrite la fría escarcha de la soledad, para después marcar ardidamente la piel con el sello inigualable del ladrón de corazones. Saltas de Do en Do por las notas musicales de un piano mudo, sin melodía, sin eco que se propague en el vacío, estando ya compuesta la canción y afinada la voz del soprano. No eres amor, ni tan siquiera delirio, eres tal vez una vibración intermitente, un maldito parpadeo, sí, una estúpida utopía que idolatro por no tener que envidiar vanamente a tu ser perfecto. Cuanto mal me hiciste… en una cruel asesina de sueños me tornaste, mas víctima de ellos soy al fin y al cabo…

viernes, 2 de agosto de 2013

EL CHAPARRÓN

Llueve tras el cristal y el torrente del aguacero se me antoja una ducha purificadora de la suciedad ambiental, como una duna en el asfixiante calor del desierto, quizás un espejismo ilusorio. Retumba el trueno y parece como si el cielo quisiese silenciar las voces ignorantes, el estruendo de las armas en guerra, los gritos de desamparo y dolor, similar a la banda sonora de una película de terror. Reluce el relámpago, iluminando los caminos perdidos en la penumbra,  y parece un rayo láser de otro universo que abre una brecha fulminante de esperanza en los corazones desabrigados.
Llueve tras el cristal y deseo estar al otro lado del vidrio, formar parte de los charcos, empaparme de la esencia original  de los mares y los ríos; yo soy agua y en agua quiero convertirme, yo soy un susurro y en estrépito anhelo transformarme, soy un reflejo y ambiciono ser la llama que prenda un fuego inextinguible, ansío marcar surcos eternos en la tierra…
Así, extasiada, mientras el mundo se resguarda de la belleza natural absortos por las sombras de sus cavernas, me dejo llevar y me derrito en la bifurcación del edén y del averno, compuesta por todo y nada, en un intervalo que se aleja con la negrura de las nubes y me expone a los destellos del sol, a los tenues colores del arcoíris.
Ya se fue la tormenta, pasó dejando la esencia de la humedad, la incertidumbre atmosférica, los paraguas cerrados y los postigos entreabiertos, llegó la calma.
Y yo, resisto mojada, inmune ya a la tempestad, pues ahora, formo parte de ella...